Image default
Celebridades

Ryan Bruce Levey y un documental que explora la historia de los luchadores profesionales LGBTQI+ – Entrevista Secondmgn

El domingo 30 de octubre a las 16 hs en el CCK se proyectará Out in the Ring (2022), un documental del cineasta canadiense Ryan Bruce Levey que recorre la presencia queer en la lucha libre profesional.

A través de una línea de tiempo que comienza en los años 40′ y 50′ y llega hasta la actual explosión de la lucha libre LGBTQIA+ en todo el mundo, este documental encuentra archivos emocionantes sobre el ring y entrevista a un grupo de artistas, aficionados e historiadores para explorar ideas sobre la representación, la apropiación cultural, la homofobia y la auto-representación.

¿Cómo fue que te interesaste en la práctica de lucha libre en la comunidad LGBTQI+?
La lucha libre formó parte de mi infancia. Crecí en Alberta, Canadá, en un territorio de lucha libre conocido como Stampede Wrestling, hogar de la mundialmente famosa familia Hart. Me atraía la pompa, el combate simulado y las personalidades que se presentaban. No era algo que no hubiera experimentado antes de hacer el documental.

¿Cómo fue el proceso para narrar una historia que deambula entre el pasado y el presente de la lucha libre?
Siempre supe que tenía que contar una historia que abarcara una línea de tiempo desde el pasado, porque era la única manera de explorar el paso del tiempo, cuando era una verdadera lucha ser tu verdadero y auténtico ser. Además de eso había que mostrar los grandes retos a los que se enfrentaron las personas LGBTQI+ en cuanto a mostrar la homofobia, la exclusión del deporte que practicaban, etc. Y también necesitaba mostrar lo lejos que ha llegado la industria y las victorias culturales de la comunidad queer en el camino a lograr cambios positivos.

¿Cómo fue el recorte para seleccionar a los personajes? ¿Qué buscabás que le aporten a la historia para que sea original?
Al principio, empecé a buscar luchadores independientes locales, que había oído que estaban fuera del closet. Así que empecé con un veterano luchador independiente, Scott «Sgt. Dickson» McEwan. No sabía mucho sobre Scott, aparte de que se identificaba como gay y era un luchador, al que sólo había visto en Internet. Fue revelador porque Scott no podría haber sido un entrevistado más fantástico; sincero, conocedor y encantador, con mucha experiencia. A partir de ahí, todo fue avanzando. A continuación, empecé a conocer a nuevos luchadores que eran abiertamente de la comunidad LGBTQI+ y que lo decían en los medios de comunicación, como Mike Parrow y Charlie Morgan. Entonces me propuse juntar la colección más diversa de artistas posible para mostrar el rico y fantástico tapiz que presenta este entretenimiento deportivo.

¿Por qué querías visibilizar esta práctica deportiva?
Siempre he sentido que es importante mostrar historias poco visibles en lugares inesperados. Ya sea haciendo películas sobre personas que a menudo se pasan por alto y destacando y desenterrando con ellas una historia no contada, o en el caso de la lucha libre, iluminando la historia queer oculta de este deporte. Me fascinaba el hecho de que hubiera tan poca representación y una actitud casi secreta en torno a quién era o no era gay en la lucha libre. Ahora ha explotado todo, pero una parte del negocio todavía tiene miedo de la representación queer en la lucha libre profesional. Quería que la gente se viera representada y saliera respetando o, al menos, comprendiendo las luchas a las que se enfrentan estas personas para vivir sus sueños en una industria en la que no siempre han sido bienvenidos.

¿Buscaste a través de Out in the Ring mostrar una representación de la comunidad LGBTQI+ diferente en lo que se refiere al mundo del deporte?
En los cinco años que tardé en hacer Out in the Ring quería que representara la mayor diversidad y riqueza posible y utilizar la lucha libre como un microcosmos del mundo. Destacar un espacio que a menudo se maneja en términos heteronormativos, y darle la vuelta para mostrar cuánta riqueza cultural queer había. La lucha libre es fácilmente la más abierta en este sentido de las ligas deportivas profesionales, con la mayor representación en todas ellas. No es perfecta, ni mucho menos, y aún queda mucho trabajo por hacer, pero está a años luz de ligas profesionales como el fútbol europeo o sudamericano, las ligas mayores de baseball, etc.

¿Pensás que es una película de nicho para amantes de esa práctica deportiva o para el mundo LGBTQI+?
Aunque el tema es de nicho en términos de lucha libre, las historias de lucha, dolor, esperanza y triunfo que se presentan son universales para todos nosotros, independientemente de nuestras comunidades. Espero que la comunidad LGBTQI+ pueda apreciar el hecho de ver caras que les representen, incluso dentro del loco mundo de la lucha libre. La visibilidad no sólo es importante, sino que es esencial para nuestra supervivencia y para crear un cambio para el futuro. Y en un nivel puramente divertido, me encantaría que la película generara un nuevo fan o dos, tal vez, o que hiciera que alguien volviera a apreciar lo que estos artistas genuinamente talentosos hacen al poner sus cuerpos en la línea para entretener a la gente sin importar los riesgos.

Artículos Relacionados

The Flash fecha de estreno, tráiler, reparto, sinopsis, secuela y más – Películas Secondmgn

Admin

Bertín Osborne o Al Pacino; los famosos que han sido papás tarde

Admin

Bárbara Rey y Sofía Cristo hacen piña: «Ángel necesita ayuda»

Admin
Cargando....