Image default
Críticas de Películas

Review El hijo zurdo (Movistar): maternidad e identidad – Secondmgn

‘El hijo zurdo’ Foto: Julio Verne

Crítica ‘El hijo Zurdo’. Rafael Cobos debuta con acierto en su primera incursión como creador en solitario. En una historia de identidad, maternidad y familia protagonizada por una extraordinaria María León

Reseña | Opinión de la serie ‘El hijo del Zurdo’, protagonizada por María León. Se estrena desde el 27 de abril en Movistar Plus+

¿Qué es la identidad?”, se preguntaba Patricia López Arnaiz, en una entrevista que hicimos a la actriz por ‘20.000 especies de abejas’. Una cuestión que tiene tantas respuestas y definiciones como seres humanos hay. La identidad, la maternidad y la familia son tres de los pilares fundamentales de la serie que compete esta crítica, ‘El hijo zurdo’. La serie de Movistar Plus+ con la que Rafael Cobos (‘El hombre de las mil caras’), debuta como creador/showrunner en solitario.

Basada en la novela homónima de Rosario Izquierdo, la serie, se adentra en una historia familiar turbulenta y, en especial, la relación madre e hijo. Un relato de seis episodios -de duración corta- sobre la maternidad imperfecta y dolorosa, la incomunicación, los constructos sociales y las expectativas, y las apariencias. Que, en muchos de sus aspectos, consigue golpear al espectador de una manera muy dura, efectiva y contundente en ‘El hijo zurdo’.

'El hijo zurdo'  Foto: Julio Verne
‘El hijo zurdo’ Foto: Julio Verne

Dos madres, dos mujeres

María León, en otro papel titánico como madre, tan impactante como el de la serie ‘Heridas’, se mete en la piel de Lola. Esta vez, con una situación económica muy acomodada, ve como el menor de sus dos hijos se va, literalmente, a la deriva más dramática. La historia ahonda en ella, su maternidad temprana y relación maternofilial, y el antiguo estigma de ser zurdo.

En ese camino pedregoso, que se narra en ‘El hijo zurdo’, conoce a Maru, interpretada por la gran Tamara Casellas, madre de diferente clase social que vive una situación similar a la suya. Esta relación, sin duda, es necesitaria’ y de anhelos. Donde, sobre todo, Lola, se siente tan identificada, aunque al principio, no lo llegue a comprender del todo e incluso la observe de una manera altiva, por la posición social.

Entrevista a Tamara Casellas y María León sobre ‘El Hijo Zurdo’

La maternidad y la complejidad

La maternidad vuelve a ser el pilar fundamental en una serie/película en los últimos tiempos de nuestra industria audiovisual. Se vuelve a dar voz a esa necesidad de narrar el punto de vista materno. María León, sin duda, consigue dar esa complejidad, garra, dolor y matices a Lola. Una mujer, de alguna manera, encarcelada por el estigma, el clasismo social, las expectativas y una familia que se cae a pedazos. Y, lo más complicado, darte de cuenta que no conoces a tus hijos porque los has perdido por el camino y que esto provoca un sentimiento de culpa terrible.

En pinceladas pequeñas, en ‘El hijo zurdo’, la relación entre padres, madre e hijos se sitúa en la complejidad de estas relaciones. Ellas, en un contexto, donde todo ocurre tan rápido que uno no se entera de la realidad, hasta que se da de bruces con el problema. Sobre todo, porque la sociedad no da tiempo al respiro, la comunicación y a la expresión de los sentimientos. Al final, todos estos personajes de la serie se enfrentan, no solo a constructos sociales, sino a la nula o fallida comunicación entre hijos/as, padres/madres y abuelo/as. Una incomunicación que lleva, por supuesto, a errores y problemas graves.

'El hijo zurdo'  Foto: Julio Verne
‘El hijo zurdo’ Foto: Julio Verne

‘El hijo zurdo’: la búsqueda de la identidad

La búsqueda de la identidad, la soledad y el sentimiento de pertenencia: tres conceptos íntimamente ligados y conectados. Son otros de los elementos esenciales en la narrativa de ‘El hijo zurdo’. No para justificar, sobre todo, el comportamiento nazi del hijo, sino para comprender que hay un origen. Incluso, como es lógico, para entender este choque de trenes que son Lola y Lorenzo, interpretado por Hugo Welzel. Porque son el vivo retrato el uno del otro. Y que, básicamente, constituye la misma esencia del relato.

Esa errónea o aciaga búsqueda de la identidad de Lola y su hijo, sin duda, marca el background y el devenir de ambos en ‘El hijo zurdo’. Quizá anclada a constructos sociales, anhelos y deseos reprimidos y al miedo. Que hacen que tengan que buscar los estímulos fuera -el sentimiento de pertenencia en un grupo neonazi- o que les lleven a problemas médicos -depresión-. Al final, son dos caras de la misma moneda, pero con diferentes consecuencias.

Entrevista a Hugo Welzel, Alberto Ruano y Numa Paredes sobre ‘El Hijo Zurdo’

El contexto y las contradicciones que se derivan

Hay que sumar las contradicciones y barreras que se levantan/crean por un contexto social, religioso y político. Donde las apariencias y la imagen es más importante que el propio individuo y su familia. Esto muy bien representado en Rodrigo, el marido, interpretado por Alberto Ruano, y la madre de Lola. Unos hándicaps que, realmente, influyen demasiado en la propia esencia de Lola, en el devenir de los hechos y en la soledad real de muchos de los protagonistas.

Hijos que se convierten en adultos antes de lo necesario. Desprotegidos y frustrados. Quizá es otro de los sentimientos que predominan en ‘El hijo zurdo’. Unos progenitores que se ven sobrepasados o literalmente les da igual. Sobre todo, el padre, terrorista del egoísmo y de la ambición individual. 

Uno de los aspectos que aportan muchísimo significa a ‘El hijo de zurdo’, sin duda, es su parte formal. En una dirección, banda sonora y fotografía que espolea a la narrativa. Porque ayuda a generar una atmósfera desasosegante y opresiva. Que juega con una gran tensión y ritmo, gracias a la corta duración por episodio. Sobre todo, en mi opinión, para recrear en el espectador esa tensión tan desgarradora de Lola.

'El hijo zurdo'  Foto: Julio Verne
‘El hijo zurdo’ Foto: Julio Verne

Lo negativo

La parte negativa de ‘El hijo zurdo’ es que se pierden ciertas cosas interesantes por el camino. Es decir, los pilares fundamentales de la historia son muy interesantes; sin embargo, da la sensación que había muchísimas cosas en las que profundiza. Sobre todo, para dar más calado y entendimiento al propio relato. En el ámbito de los propios personajes y del contexto de la ciudad y social. Sí, al final, dejas que el espectador ate cabos o recree en su cabeza, pero, a nivel narrativo, se queda algo coja. 

‘El hijo zurdo’ llega a Movistar Plus+ desde el 27 de abril, tras recibir un galardón en el CANNESERIES, con una historia sobre maternidad, dolor, incomunicación y búsqueda de identidad.

Entrevista a Rafael Cobos sobre ‘El Hijo Zurdo’

Artículos Relacionados

‘Madame Web’, ¿Aprenderá Sony la lección con su más reciente fracaso?

Admin

Crítica de «Tár», Cate Blanchett en una colosal obra sobre la cultura de la cancelación – Secondmgn

Admin

Crítica de «Tortugas Ninja: Caos mutante”, el nostálgico y animado regreso de los cuatro hermanos

Admin
Cargando....