Image default
Películas

Reseña «Passages» – Los pasajes a la progresiva liberación del deseo

Pasión, deseo y crueldad. Así es la intensa travesía de ‘Passages’ de Ira Sachs

Por Daniel Ruiz (en X: @tatoruiz

En la fiesta posrodaje de su nueva película, Tomas (Franz Rogowski), un director de cine intenso y pesado, se molesta porque su marido, Martin (Ben Whishaw), no está de ánimo para bailar. Agatha (Adèle Exarchopoulos), una chica del equipo de la película, se ofrece entonces a bailar con él. Tomas acepta y ese es el inicio de un trío pasional que viene a traer una serie de disgustos para los tres y, también, una progresiva búsqueda del deseo que en cada uno de ellos se manifiesta de maneras distintas.

Tomas se empareja con Agatha y ella se deja desear mientras Martin busca nuevos caminos en su ahora vida de soltero, sin embargo, no le durará tanto. Tomas intenta regresar. Va del timbo al tambo. Parece no saber lo que quiere y con su egoísmo termina arrastrando a los demás. De esto va “Passages”, lo más reciente del siempre estimulante Ira Sachs.

Es la quinta colaboración con Mauricio Zacharias en el guion y la segunda película rodada fuera de Estados Unidos, exactamente fuera de Nueva York (luego de Frankie, 2019). Con ella vuelve a sumergirnos en esa sensación de cotidianidad y realismo. Las películas de Ira Sachs se reconocen por la sutileza de sus historias, argumentos nada escabrosos y personajes profundos que por momentos tienen flashazos de reflexividad o toma de conciencia y que no tiene nada que ver con lo políticamente correcto, en cambio sí con el crecimiento que cada uno de sus personajes experimenta.

 

Sus películas también están -casi siempre-, atravesadas por temas en relación a la identidad sexual y al despertar del deseo, con un lenguaje visual que apenas y roza el erotismo. Lo suyo es retratar las pulsiones del deseo con la misma sutileza de sus usuales argumentos, sin embargo, “Passages” es lo opuesto. Es su película más cachonda, según decía él mismo en algunas entrevistas que dio a propósito de sus estrenos en distintos países. Y lo es. “Passages” se narra desde las peripecias físicas de variadas alcobas, está cargada de una explicitud osada y un culto al placer carnal. Hasta donde sé no hubo necesidad de coordinadores de intimidad…

“Passages”, disponible en Latinoamérica a través de MUBI y con cuatro nominaciones para los próximos Film Independent Spirit Awards, se erige como un drama amoroso contemporáneo. Una dolorosa representación que también una puñalada despiadada, a propósito de aquello de la búsqueda del amor, antepuesto por la necesidad del deseo y siempre protagonizada por la más fría egolatría. La película no puede ser más contemporánea. Y a pesar de que no es 100% realista, dado que tiene mucho de artificio y socarronería, que sumando y restando la convierten en una película interesantísima que viene a decirnos mucho acerca de la forma en que están las relaciones hoy en día.

 

Con “Passages” es fácil llegar a asumir que se trata de una película sobre la ya manoseada idea de toxicidad en las relaciones de pareja. Va de algo más. Es una película que busca dialogar sobre la insatisfacción humana, sobre los conflictos propios de la pareja cuando es demasiado transparente y abierta y, por supuesto, es un retrato de lo complejo que resulta la egolatría. El descomunal egoísmo pululando en tiempos de redes sociales, con individuos en medio de búsquedas de paz mental y cancelación de caos que consiguen lo contrario. El resultado, como ocurre aquí, es la revelación de una profunda inmadurez que, como ocurre con Tomas, lo lleva a convertirse en un ser despreciable, lo que no quiere decir que los demás sean exclusivas víctimas. Sachs, célebre entre otras por sus películas con personajes profundos, logra aquí un generoso tríptico de personalidades que lidian de distintas formas con sus complejos, sus faltas, delitos morales y las frustraciones propias de las decisiones que toman.

Es una película que también habla de los beneficios del poder. Ese trío de protagonistas, bellos y privilegiados, son capaces de moverse en los límites del deseo como les da la gana. Su poder sexual y erótico los hace, también, convertirse en seres poderosos que son capaces de negociar a partir de sus deseos carnales. “Passages” es una película que sabe dar en el blanco cuando habla de las complejidades humanas y ahí se convierte en una película que tiene una enorme voluntad de retratar lo cotidiano.

Pienso en sus similitudes o, mejor, su cercanía con otra película de 20 años atrás, que venía a retratar la complejidad de las relaciones en la contemporaneidad de aquel entonces, “Closer” de Mike Nicholls, que vino a contarnos que eso del amor no es tan sencillo como lo pintan. Que es muy fácil enamorarnos sin quererlo y que la única forma de soltarse de todo ese lío es a través de la crueldad.

La escena final de “Passages” es tan magnífica como dolorosa. No solo viene a recapitular aquello de un personaje pasando por relaciones y experiencias amorosas y sexuales como quien parquea en donde y cuando le viene la gana. Compone una suerte de búsqueda por esas otras cosas que el personaje parece necesitar; esos otros pasajes – callejones – a los que irá a parquear, buscando esa satisfacción que no sabe exactamente lo que es.

Cuidado con verla, es muy fácil sentirse frente a un espejo.

Ficha Técnica

  • Dirección: Ira Sachs
  • Guion: Mauricio Zacharias, Ira Sachs
  • Género: Drama, romance
  • Producida por: Saïd Ben Saïd, Michel Merkt
  • Duración: 92 minutos
  • Reparto: Adèle Exarchopoulos, Franz Rogowski, Ben Whishaw
  • Cinematografía: Josée Deshaies
  • Montaje: Spophie Reine
  • País: Francia
  • Año: 2023


Estrenos recientes


Próximos estrenos




Artículos Relacionados

Samantha Joy Groff: Huntress – Half Gallery, Los Angeles

Admin

10 mejores películas de prisioneros de guerra, clasificadas – Es de Latino News

Admin

5 maneras de mejorarla cuando está rota – Es de Latino News

Admin
Cargando....