Image default
Celebridades

Jeanine Meerapfel tras los pasos de su madre en «Una mujer» – Entrevista Secondmgn

Al inicio del film usted habla de la necesidad de ordenar los recuerdos narrativamente, ¿cómo definió el estilo de la película?
Es una película-ensayo; una búsqueda de lugares y recuerdos, que provocan nuevas maneras de ver, de recordar. La película se mueve entre la ternura, el humor y la sorpresa.

En sus otros trabajos aparece siempre la figura del extranjero, ¿qué le atrae personalmente de ese concepto?
Lo que uno no conoce siempre es atractivo, siempre es una aventura acercarse a lo desconocido. Lo enigmático tambien es fascinante.

Desde el afiche de la película su madre es una figura enigmática, ¿cree haber resuelto el misterio alrededor de Malou? ¿pudo acercarse a ella?
No es tanto resolver un misterio, sino recordar y a la vez, andando un cierto camino, descubrir cientos de otros caminos. Ver los lugares, las caras de las gentes, los campos, descubrir la belleza fuera de nosotros.

Los espacios en la película invitan a recorrer otros espacios, del mismo modo que los objetos, ¿de qué manera estableció tales recorridos geográficos?
Me fui guiando por los lugares que yo sabía que esta mujer había transitado, y a la vez fui andando (y filmando) con los ojos y la consciencia abierta a lo que encontraba en el camino. De ahí salen asociaciones, poesía, humor, historias inesperadas.

Hay una búsqueda del pasado a través del presente, una suerte de búsqueda de vestigios arqueológicos, ¿cree que es posible reconstruir los recuerdos?
No, no es una reconstrucción de recuerdos; es más bien un acercamiento a todo lo que esos recuerdos nos traen. A cómo los recuerdos nos cambian a nosotros. Muchas veces son cosas o encuentros inesperados.

El film reflexiona sobre momentos cruciales de la historia del siglo XX, el holocausto, los desaparecidos en Argentina, el lugar de la mujer en la sociedad, ¿cuánto de esos acontecimientos modifican la identidad de una persona?
Yo creo que la Historia (con H mayúscula) y las historias que vivimos nos influencian profundamente, y marcan la identidad de una persona. A la vez, nosotras/nosotros somos actores dentro de la Historia y podemos influenciarla, modificarla. Y , claro, también podemos contarla de tal manera que el relato ayude a abrir los ojos (y el corazón)

En varios pasajes usted establece un diálogo con su madre, ¿considera que el film habla en mayor medida de su madre o de usted?
Creo que habla de las historias que vivió esta mujer, que no son tan distintas a las que vivieron muchas otras mujeres, creo que habla también de mi búsqueda cinematográfica – de encontrar maneras de relatar que le lleguen a los espectadores, lo conmuevan, y lo lleven a sus propias asociaciones.

¿Es “Una mujer” su película más personal?
No creo. Creo que El verano de Anna es mi película más personal. En Una mujer, porque el relato es mi voz, porque hablo muchas veces en primera persona, uno pudiese pensar que esto es muy personal, pero en realidad hay mucha distancia (y mucho trabajo, que distancia) entre mi persona y la persona que cuenta el cuento de Una mujer. En Una mujer creo que se siente esa  búsqueda de un lenguaje cinematográfico distinto, de un idioma universal/particular. La emoción que Una mujer le provoca a los espectadores cuenta  del esfuerzo de descubrir la historia de Malou pero también la historia de todas nosotras.

Artículos Relacionados

Ilia Topuria, enamorado, ‘matador’ y campeón con OnlyFans

Admin

Ryan Gosling, «decepcionado» por las nominaciones de los Óscar

Admin

Chica deja chico y conoce chica: Dulceida, Kyle Richards…

Admin
Cargando....