Image default
Críticas de Películas

Cuando “Harry Potter” se enfrentó a los dioses griegos, reseña de “Percy Jackson y el Ladrón del Rayo”

¿Y si en lugar de haber nacido en el seno de una familia de magos, Harry Potter hubiera sido el hijo de uno de los principales dioses del panteón griego? Con unas características más y otras menos, pero igual de valiente, impetuoso y con un trío de amigos que siempre está ahí para apoyarlo.

Lo que obtienes con ese “What if…?” es, justamente, a Percy Jackson, un adolescente que, de la noche a la mañana, descubre no sólo la existencia de las deidades griegas sino, también, de los monstruos que habitan en su universo, varios de los cuales lo están cazando por diferentes razones, principalmente por creerlo el responsable de haberse robado el arma de Zeus: su rayo.

En el primer tomo de esta saga literaria creada por el historiador y profesor Rick Riordan acompañamos a este joven en su viaje por diferentes espacios, como el Campamento Mediasangre, donde descubre que es hijo de Poseidón; se encuentra con algunos aliados, como Anabeth, hija de Atenea, y el sátiro Grover, y enemigos, como Clarice, hija de Ares; y recibe la misión de recuperar el rayo de Zeus para probar su inocencia, y una profecía que no pinta nada bien para su futuro.

El texto fue escrito para que adolescentes y jóvenes se adentraran a la mitología de una manera divertida y amena, y eso se nota por la forma en la que está armado: podemos sentirnos en la piel y mente de este muchacho y convivimos con sus ideas de puberto, muchas de las cuales le parecerían demasiado infantiles y peligrosas a cualquier adulto, lo que es un buen acierto para el autor, que comprendió con maestría a su público target y personaje.

La narrativa es constante, y en prácticamente todo el libro a los protagonistas siempre les está sucediendo algo: ya sea que en una escena se están enfrentando cara a cara con Equidna y sus monstruos, mientras que en otra salen a buscar el escudo de Ares tras una amenaza de muerte.

Pero aunque el texto no se empantana, eso tampoco quiere decir que sea una obra maestra; es consecuente con su historia, pero puede resultar un poco demasiado infantil para cualquier persona que tenga desde unos cuantos años más que los protagonistas en adelante.

Además, tampoco es que nos dé demasiada información mitológica como para considerarlo un libro de referencia; de hecho, el autor parte de la creencia de que si llegaste a su texto es porque ya conoces todo lo básico sobre el panteón griego como para poder adentrarte entre sus páginas, por lo que si andas sec@ en ese tema, lo mejor es que investigues un poco primero para no perderte en la acción.

Algo que me pareció bastante aplaudible del relato es que el escritor respetó mucho la humanidad de sus personajes principales, pese a que son semi dioses (o una criatura mitad cabra en el específico caso de uno de ellos), ya que nos muestra su lado pasional y compasivo en varias escenas, dando a entender que una de las grandes luchas que sostienen es la de no ser igual a sus padres ni seguir el camino vengativo del resto de la familia.

Sin embargo, no podemos dejar de lado que este libro es una ficción de fantasía, por lo que muchos encuentros que los chicos tienen con los seres mitológicos son bastante inverosímiles acorde a lo que una persona real de su edad podría hacer y/o decidir; es decir: no me imagino a un adolescente normal saltando desde un edificio de más de 30 metros de buenas a primeras o aventurándose al peligro para buscar un objeto en un parque acuático abandonado.

Pero eso es lo genial de las novelas del género: que, hasta cierto punto, vuelven realidad los sueños más descabellados de los escritores, y hacen que un lector se adentre a espacios a los que nunca iría de manera consciente simplemente porque no puede dejar de pasar de página.

Riordan ya es, hoy día, un gran referente en la literatura de este tipo, y se lo ganó a pulso. Quizás muchos no crean que este libro, y los que le siguen, sea un texto que valga la pena leerse, pero yo creo que son un gran acercamiento para el público joven al mundo de la imaginación, la tinta y las letras

¿Te gustó el contenido? Sígueme en Instagram para disfrutar de otras reseñas similares de libros, películas y series: @hasv55.

Artículos Relacionados

Crítica de «Plan para Buenos Aires» o la obsesión de Le Corbusier por una Buenos Aires moderna – Secondmgn

Admin

Los Oscar de 2026 estrenarán una nueva categoría a mejor director de casting

Admin

Crítica de la película Cuando acecha la maldad: terror total

Admin
Cargando....