Image default
Críticas de Películas

Crítica de «Una niña», un viaje conmovedor hacia la identidad de género y la lucha por la felicidad – Secondmgn

jueves 08 de junio de 2023

Cuando Sasha crezca, se convertirá en una joven. Este es un anhelo que Sasha ha tenido desde su infancia. Además de múltiples entrevistas con sus padres, quienes se refieren a Sasha claramente como su hija, la película también retrata la lucha constante de la familia contra un entorno adverso. Observamos a Sasha divirtiéndose, asistiendo a clases de danza y durante una visita a un terapeuta especializado en identidad de género. En la escuela, a Sasha no se le permite vestir de acuerdo a su identidad, sino que se le exige usar ropa que se considera «apropiada para niños». En varias ocasiones, Sasha se cuestiona por qué los adultos complican tanto las cosas y no le permiten simplemente ser ella misma y vestir como desee.

Lifshitz, reconocido director de documentales, aborda con un talento indiscutible la profunda angustia que experimenta una persona transgénero frente a la constante sensación de inadecuación entre el sexo asignado al nacer y su verdadera identidad de género. En Una niña, esta temática se desarrolla de manera reveladora.

Un niña nos sumerge en la vida de una familia unida y nos presenta a una madre combativa, dispuesta a superar sus propias dudas y sacrificios con el objetivo de priorizar la felicidad y el bienestar de su hija. A través de sus relatos y vivencias, somos testigos de las dificultades cotidianas y los desafíos que enfrenta la familia, mientras luchan por la aceptación de Sasha en una sociedad que a menudo rechaza la diversidad de género.

El documental retrata de manera emotiva los juegos y las clases de danza de Sasha, revelando con gran delicadeza su innegable y auténtica naturaleza femenina. Estas escenas no solo permiten apreciar la genuinidad de Sasha, sino que también invitan a reflexionar sobre la importancia de respetar y permitir que cada individuo viva de acuerdo a su identidad de género, reconociendo su derecho fundamental a la felicidad.

Una niña nos muestra la cruda realidad que enfrentan aquellos que experimentan disforia de género, poniendo en evidencia los desafíos emocionales, sociales y legales a los que se enfrentan a diario. A través de su narrativa, la película nos insta a reflexionar sobre la necesidad urgente de una sociedad más comprensiva, empática y receptiva. Es un llamado a la visibilidad y comprensión de una problemática que aún requiere mayor atención y conciencia social.

Artículos Relacionados

‘After Laughter’: Un Giro Completo

Admin

Crítica de «Culpa Mía», un romance adolescente lleno de clichés y personajes tóxicos – Secondmgn

Admin

Crítica de la película ‘No me llame ternera’: tras la máscara

Admin
Cargando....