Image default
Críticas de Películas

Crítica de «The Marvels»: una película vacía de significado

jueves 08 de febrero de 2024

En el mejor de los casos es una película marginalmente entretenida pero tan vacía de significado que visibiliza mejor que cualquier otra las críticas más comunes a Marvel: héroes intercambiables, villanos descartables, tramas derivativas, un foco netamente publicitario y un CGI realmente atroz.

La trigésimo tercera película en la cadena de montaje de Marvel es otra aventura intergaláctica, ridícula y olvidable, a lo Thor: Amor y trueno (Thor: Love and Thunder, 2022). También contiene algunos momentos de la onda de Guardianes de la galaxia (Guardians of the Galaxy) pero sin poseer un eje emocional fuerte o balancear las partes absurdas con las dramáticas. Se extraña la especificidad e impronta personal de un James Gunn.

The Marvels se encuentra precariamente posicionada como una secuela de Capitana Marvel (Captain Marvel, 2019) así como la continuación de un rejunte de shows de Disney+ que ya introdujeron personajes como Monica Rambeau (Teyonah Parris) y Kamala Khan (Iman Vellani). El guión refleja el linaje confuso e incoherente de la película. No ocurre gran cosa en ella que no se haya visto ya, y cuando termina abre las compuertas para una nueva sarta de películas y shows.

La trama plantea una alianza accidental entre la Capitana Marvel, Carol Danvers (Brie Larson), Monica y Kamala. Como los Avengers, los Guardianes y los Spider-Man antes de ellas, deberán hacer a un lado lo poco que las distingue para aprender a trabajar en equipo. Por cuestiones sobre-explicadas y a la vez inescrutables, las tres quedan “entrelazadas” y cambian de lugar cada vez que una de ellas utiliza sus poderes. Como si la acción en estas películas no fuera socavada constantemente por la habilidad de sus personajes para hacer y sobrevivir cualquier cosa, ahora también pueden aparecer en cualquier lado, en cualquier momento.

Su misión es detener a una villana de turno llamada Dar-Benn, la cosa más reprochablemente insípida y descartable que se ha visto en 33 películas, interpretada de manera chata por Zawe Ashton y con una conexión tan casual con la Capitana Marvel que el conflicto central de la película podría resolverse con una conversación. Ocurre lo mismo entre las tres protagonistas: su dinámica es sosa (Monica resiente a Carol, mientras que Kamala la idolatra) y sus conflictos interpersonales no resisten una charla de unos pocos segundos cuando conviene a la película.

De las tres, el personaje que sale más airoso es Kamala Khan, dado que es la única con una motivación personal y una personalidad distinguible. La acompaña su familia, digna de un sitcom mediocre, que sin embargo se termina llevando los mejores chistes. En el otro extremo de la creatividad, la película cuenta con no uno sino dos interludios musicales que así como son la cosa más bizarra y aleatoria que se ha visto en el MCU, existen solamente para gastar el tiempo de su película más corta. Como si no tuviera mucho para decir.

Artículos Relacionados

Se Armó la Banda’, una película para niños con música para adultos

Admin

Crítica de “Inside”, Willem Dafoe y el arte de la supervivencia – Secondmgn

Admin

Crítica de «Magic Mike: El último baile», un Soderbergh que no erotiza ni con Channing Tatum – Secondmgn

Admin
Cargando....