Image default
Críticas de Películas

Crítica de “No te preocupes cariño” parábola feminista de Olivia Wilde con Florence Pugh y Harry Styles

viernes 09 de febrero de 2024

No te preocupes cariño (Don’t worry darling, 2022) se presenta desde su afiche y título como un drama romántico. Nada más alejado de eso, porque la producción de Olivia Wilde gira hacia el thriller psicológico y la ciencia ficción. La película empieza similar a Solo un sueño (Revolutionary Road, 2008), el film de Sam Mendes con Leonardo Di Caprio y Kate Winslet sobre el rol sumiso de la mujer en los años cuarenta y cincuenta en Estados Unidos, para luego sorprender con una fábula sobre el despotismo patriarcal.

¿Pero cómo contar sin adelantar nada? Hagamos el esfuerzo. Florence Pugh interpreta a Alice, una mujer felizmente casada con Jack, interpretado por Harry Styles. Un buen día empieza a tener unas extrañas alucinaciones de procedencia desconocida. ¿Tendrá que ver con el misterioso trabajo de su marido y el resto de los hombres del barrio en el Proyecto Victoria? ¿Estará vinculado con el extraño comportamiento de su vecina?

La cuestión es que, al modo de la serie Them (2021), sobre los abusos sufridos por los afroamericanos en un idílico barrio de Carolina del Norte, aquí nada de lo que brilla es oro. Esa felicidad inmaculada esconde un sufrimiento subterráneo que tarde o temprano saldrá a la luz. Y en clave de thriller psicológico con componentes formales propios del cine de terror. 

Lo curioso es que la resolución viene acompañada de un giro hacia la distopía para hacer una parábola sobre los derechos vulnerados de la mujer. Un giro que reafirma el relato pero también lo lleva al extremo de lo verosímil. Sin embargo, la película no cae de la cornisa gracias a una inquietante banda sonora que nos mete de lleno en los miedos de su protagonista. Desde esta lógica formal aparecen varias alegorías visuales que refuerzan la idea diciendo sin decir.

No te preocupes cariño vale por su osadía, su puesta extrema de los géneros para elaborar su discurso. Arriesga y va hasta el fondo de sus posibilidades sin medias tintas ni resoluciones tibias. En ese afán obtendrá sus admiradores y sus detractores por igual, pero siempre jugándose la carta, le moleste a quien le tenga que molestar.

Artículos Relacionados

Crítica de “Vértigo (Fall)”, tensión en las alturas con la adrenalina a flor de piel – Secondmgn

Admin

Crítica de «Planners», Celeste Cid entre el empoderamiento y el éxito profesional – Secondmgn

Admin

Crítica de «Benedetta» las santas, brujas y lesbianas de Paul Verhoeven

Admin
Cargando....