Image default
Críticas de Películas

Crítica de «Manto de gemas», Natalia López Gallardo y un contundente retrato sobre el narcoestado mexicano – Secondmgn

jueves 23 de febrero de 2023

A lo largo de dos horas de duración, Manto de gemas (2022) se centra en tres mujeres cuyas vidas se entrelazan. Isabel (Nailea Norvind) se muda con sus hijos a la casona familiar en el campo después de separarse de su pareja y descubre que su empleada doméstica María (Antonia Olivares) tiene una hermana desaparecida, lo que la lleva a prometerle ayuda. Sin embargo, Isabel no hace caso a las advertencias de María y se adentra en una zona peligrosa controlada por los narcos. La comandante de la policía local, Roberta (Aída Roa), intenta rescatar a su hijo Adán (Juan Daniel García Treviño) de los grupos criminales, mientras María también trabaja en el negocio de cuidar personas secuestradas.

Plagada de imágenes tan impactantes como poderosas, presentadas como viñetas sin una narrativa lineal clara, Manto de gemas muestra a tres generaciones de mujeres de distintas clases sociales que conviven en un lugar donde los cuerpos aparecen en basureros y los hombres son quemados vivos mientras una multitud mira sin hacer nada. Un acertado retrato sobre un Estado ausente y cómplice a través de una equilibrada combinación entre la fragilidad y el lirismo sin caer en la abyección de la miserabilidad.  

Manto de gemas, que mezcla el tono documental con el drama ficcional, donde la forma prevalece por sobre la trama, es un claro ejemplo de cómo la imagen y el sonido pueden contar una historia de manera contundente, mientras que los diálogos complementan la narrativa. La cámara captura el color, el fuera de campo, los gestos y la musicalidad, y los encuadres en movimiento, con ausencia de luz artificial, llevan al espectador de la mano por el horror, pero sin simplificar la realidad de los personajes.

López Gallardo, que trabajó como editora en películas como Luz Silenciosa (2007) y Post Tenebras Lux (2012) de Carlos Reygadas, Heli (2013) de Amat Escalante, y Jauja (2014) del argentino Lisandro Alonso, combina su desmedida ambición narrativa con una construcción visual madura y un sólido manejo de todos aquellos elementos que conforman el lenguaje cinematográfico. Sin duda, uno de los debuts mas prometedores de los últimos tiempos.

Artículos Relacionados

Crítica de «Fragmentado», de M. Night Shyamalan, síndrome De Palma

Admin

Crítica de «Teatro de guerra», Lola Arias rompe las reglas – Secondmgn

Admin

Pablo Berger, tras la nominación de ‘Robot Dreams’: «Es David contra Goliat»

Admin
Cargando....