Image default
Críticas de Películas

Crítica de «Las tres edades», Agustín Mendilaharzu y Walter Jakob reflexionan sobre la autoría en el cine – Secondmgn

viernes 12 de mayo de 2023

En Las tres edades se presentan tres grupos de cineastas de diferentes épocas y lugares: un colectivo de realizadores independientes en la actual Buenos Aires, un grupo en la París de principios del siglo XX y una célula de especialistas en una futurista Mumbai del 2109 que se esfuerzan por preservar la historia del cine mundial.

El título de la obra, que rinde homenaje a la película homónima de Buster Keaton y Edward F. Cline estrenada en 1923, profundiza en la noción de colaboración y la importancia de las relaciones interpersonales dentro de la industria del cine. A lo largo de la misma, se sugiere que el trabajo colectivo no siempre es fácil y que las diferencias creativas pueden conducir a una lucha de poder.

La dramaturgia utiliza una estructura cuidadosamente diseñada, que se divide en tres actos, para explorar el pasado, el presente y el futuro del cine. En este contexto, se plantean preguntas inquietantes, pero en un tono de comedia, que desafían la posición del autor en una forma de arte que es eminentemente colectiva. Cada grupo de cineastas enfrenta desafíos y tensiones únicas mientras trabajan juntos, lo que hace tambalear el modelo exitoso de creación grupal.

El elenco conformado por Patricio Aramburu, Santiago Gobernori, Valeria Lois y Vanesa Maja realiza un trabajo interpretativo de gran calidad, logrando transmitir con precisión y autenticidad las complejas emociones y matices de sus personajes. Los actores construyen personajes identificables con una gran profundidad psicológica y emocional, lo que permite al espectador conectarse con ellos y empatizar con sus inquietudes y conflictos.

La escenografía diseñada por Ariel Vaccaro es uno de los mayores aciertos de la obra. El uso de elementos simples y efectivos crea un ambiente sugerente que transporta al espectador a cada uno de los diferentes momentos históricos. El diseño de luces de Eduardo Pérez Winter es también notable, aportando una gran profundidad visual a cada escena. En conjunto, la escenografía y la iluminación contribuyen a la creación de una atmósfera adecuada para cada grupo de cineastas y refuerzan la narrativa de la obra.

Las tres edades ofrece una reflexión provocativa sobre el proceso creativo y la dinámica de grupo dentro de la industria cinematográfica. Es una experiencia teatral recomendable para los amantes del cine y del teatro.

Artículos Relacionados

Crítica de “Telma, el cine y el soldado”, la encantadora comedia documental de Brenda Taubin

Admin

Victoria Abril, acusada de «agresiones sexuales» a otros actores

Admin

‘NMDQH’, Carisma y Diversión

Admin
Cargando....