Image default
Críticas de Películas

Critica de «La mala familia», Nacho A. Villar y Luis Rojo frente a la adversidad social – Secondmgn

viernes 16 de junio de 2023

Un grupo de amigos, en torno a los treinta años y con orígenes diversos como Colombia, México y Marruecos, se encuentra lidiando con la creciente presión del tiempo a medida que sus encuentros se vuelven cada vez más escasos después de verse envueltos en un acto delictivo. Sin embargo, surge una oportunidad cuando Andrés obtiene un permiso penitenciario, lo cual genera gran ilusión en el grupo y deciden reunirse nuevamente para disfrutar juntos en las afueras de Madrid durante un caluroso día de verano. No obstante, a medida que la noche cae, el pasado resurge de manera inesperada, amenazando con arrastrarlos hacia un abismo oscuro y opresivo.

La mala familia comienza sumergiéndonos en una vertiginosa noche de excesos en las calles de Madrid, que se revela como el punto culminante de un acto criminal. Los directores emplean una transición visual magistral, pasando de una imagen amplia en formato 16:9, iluminada por las luces de la ciudad, a una imagen estática y nítida en formato 4:3. Este cambio nos adentra en una sala austera de un tribunal, donde seis jóvenes se enfrentan a una condena por agresión con un arma letal. Aunque la sentencia se aplaza condicionalmente a la compensación de daños e indemnizaciones, Andrés, uno de los implicados, termina tras las rejas, privado de su libertad.

A medida que el documental avanza, somos trasladados varios años en el futuro, revelándonos cómo estos jóvenes se ganan la vida para cumplir con sus responsabilidades legales. La mayoría de ellos se encuentran inmersos en trabajos duros y poco especializados. En un permiso de fin de semana concedido a Andrés, deciden reunirse en las afueras de la ciudad, cerca de un embalse, para disfrutar juntos durante un ardiente día de verano.

Mientras dialogan sobre sus vidas y denuncian las injusticias que han enfrentado, especialmente por parte de un sistema judicial y fuerzas policiales implacables, se dedican a preparar un asado. Entre bebidas y cigarros, mientras el agua observa en silencio sus intercambios, una cámara en mano captura con exquisita precisión la amistad y el amor inquebrantable que se profesan unos a otros, impregnando la escena con un realismo naturalista.

El documental sigue una estructura narrativa prácticamente lineal, utilizando tomas cercanas que nos sumergen por completo en la historia. Se emplea un gran número de videomensajes que contribuyen a construir una narrativa íntima y personalizada. La decisión audaz de los directores de centrarse en la vida de los protagonistas implica la omisión deliberada de ciertos detalles a través de elipsis en la narración. Sin embargo, lo que se nos ofrece a cambio justifica plenamente esta elección.

La mala familia trasciende la mera narración cinematográfica para convertirse en una poderosa herramienta de sensibilización. Se alza como una voz valiente y comprometida, con el propósito de despertar conciencia social, cuestionar estereotipos arraigados y fomentar un diálogo constructivo en torno a las problemáticas abordadas. Su impacto se extiende más allá de la pantalla, invitando a la reflexión y al cambio de actitud frente a las realidades sociales, en pos de un mundo más justo y comprensivo.

Artículos Relacionados

Crítica de “Los tres mosqueteros: Milady”, un cierre noir para el clásico de Alejandro Dumas

Admin

Crítica de “Gen V”, el spin off del universo de ‘The boys’” que nos trae el mismo humor psicopata y morboso lleno de gore

Admin

Capítulo Final, Denzel Washington es el verdadero Baba Yagá

Admin
Cargando....