Image default
Críticas de Películas

Crítica de «El fuego que hemos construido», Luis Fontal y subrogación de vientres en familias homoparentales – Secondmgn

martes 02 de mayo de 2023

La historia sigue a tres personajes que se ven envueltos en una compleja relación después de que Mora (Verónica Intile) ofrece subrogar su vientre para que Andy (Andrés Ciavaglia) y Fran (Ezequiel Tronconi) puedan convertirse en padres. Sin embargo, luego de concebir, Mora se arrepiente y trata fallidamente de abortar.

El fuego que hemos construido es una exploración emocional de los personajes, quienes se ven inmersos en una situación de gran intensidad. Luis Fontal (Congreso, 2013) construye una narrativa que utiliza múltiples capas para explorar los límites del amor, la amistad y la maternidad. Los personajes se dejan llevar por sus contradicciones, miedos y confusiones, lo que hace que sus relaciones sean, a veces, difíciles de comprender.

Una de las mayores fortalezas de El fuego que hemos construido es su habilidad para explorar la complejidad emocional de sus personajes. A través de diálogos aparentemente intrascendentes y momentos silenciosos, Fontal logra crear una atmósfera llena de tensión psicológica. La historia también examina la naturaleza del amor y las diferentes formas en que puede ser concebido y experimentado.

Verónica Intile logra transmitir una complejidad que sorprende por su habilidad y autenticidad. A lo largo de la película, la actriz es capaz de capturar cada matiz del arco emocional de Mora. Pero las actuaciones de Andrés Ciavaglia y Ezequiel Tronconi no se quedan atrás. Ciavaglia transmite la vulnerabilidad y la inseguridad de su personaje, logrando que el espectador empatice con él y se preocupe por su destino. Mientras tanto, Tronconi aporta una presencia magnética y segura de sí misma que la convierte en una elección perfecta para interpretar a Fran. Cada uno de ellos logra crear personajes tridimensionales y auténticos, que se sienten como personas reales con sus propias motivaciones y contradicciones. Mientras que Marcelo Subiotto brinda una actuación destacada como el terapeuta que se convierte en un elemento clave en la historia. La actuación de Subiotto es un ejemplo de cómo un actor puede hacer mucho con muy poco. Su personaje aparece solo en unas pocas escenas, pero su impacto en la historia es significativo. 

El fuego que hemos construido es una película intensa que profundiza en las emociones humanas y presenta una visión compleja de las relaciones interpersonales a través de una amplia variedad de narrativas que exploran los límites del amor, la amistad y la maternidad.

 

 

Artículos Relacionados

Crítica de «Cry Macho», de y con Clint Eastwood, sin lugar para los machos – Secondmgn

Admin

Crítica de «El menú», sobre servir y degustar luchas sociales, con Anya Taylor Joy – Secondmgn

Admin

Crítica de “Imperio de luz”, Sam Mendes y una historia de emociones prohibidas – Secondmgn

Admin
Cargando....