Image default
Críticas de Películas

Crítica de “Diciembre 2001”, la serie de Benjamín Ávila sobre la crónica de la debacle Argentina – Secondmgn

jueves 08 de junio de 2023

Diciembre 2001 (2023) es nuestra Chernobyl (2019) en ambos sentidos: nuestra catástrofe social pero también, nuestra miniserie llena de tensión con el foco puesto en las personas responsables de tomar decisiones en el momento previo al caos. Se trata de un thriller político arrollador con muchos tópicos del cine negro (traiciones, operaciones políticas, alianzas inesperadas) que gira alrededor de las elucubraciones políticas del oficialismo y la oposición de aquellos años.

La serie no sigue la mimesis de otras producciones contemporáneas basadas en personajes reales como la de Fito Paez o la de Carlos Menem. Aquí la lógica es la misma del galardonado film de Santiago Mitre Argentina, 1985 (2022), los personajes son apenas parecidos a los reales (algo que choca en un comienzo) pero con el transcurso de la trama los actores van apropiándose de los personajes con gestos y actitudes. Están muy bien Cesar Troncoso como Duhalde, Luis Machín como Cavallo, Manuel Callau como Alfonsin y Jean Pierre Noher como De la Rúa. Una apuesta fuerte de la serie que termina ganando gracias al talento de los intérpretes y no al maquillaje sobre los rostros.

Pero el componente de mayor atractivo son los tejes y manejes del poder que hicieron que la Argentina choque contra el Iceberg como el Titanic. El negacionismo del presidente De la Rúa que no escuchaba ni siquiera a su equipo asesor, el oportunismo de Duhalde para hacerse fuerte ante la caída del gobierno radical, el enemigo interno a la coalición que la hizo colisionar. En ese punto el parecido con la realidad hiela la sangre por los muchos puntos en contacto con la situación actual. Un gobierno ahogado por la falta de divisas, el pedido de una “unidad nacional” y las mezquindades políticas que imposibilitan decisiones necesarias para sacar el país a flote.

Diciembre 2001 crece con el correr de sus seis capítulos, cuando cada actor de la política va mostrando su verdadera cara. Una especie de House of Cards (2013) o Succession (2018) en versión nacional. Es gratificante que se abra el juego a problematizar la historia reciente de la argentina en la pantalla. Sin romanticismos ni idealizaciones sino con el fin de comprender los problemas desde su complejidad por más oscuros que sean.

Artículos Relacionados

La actriz Judith Godrèche acusa también al director Jacques Doillon de haber abusado de ella cuando era menor

Admin

Crítica de «El fútbol o yo»: De profesión fanático

Admin

Crítica de “La vida a oscuras”, el amor de Fernando Martín Peña por el fílmico

Admin
Cargando....