Image default
Críticas de Películas

Crítica de “Cuando ellas quieren más”, comedia con Jane Fonda, Diane Keaton, Candice Bergen y Mary Steenburgen – Secondmgn

La continuación de Cuando ellas quieren (Book Club, 2018), traducida equívocamente una vez más al español, mantiene tanto al director Bill Holderman, como a su coguionista Erin Simms, lo cual resulta evidente, puesto que prácticamente replica la estructura narrativa y el sistema de personajes de su predecesora.

Al igual que la primera parte, Cuando ellas quieren más (Book Club: The Next Chapter, 2023) comienza con un racconto que sintetiza que ha ocurrido en la vida de cada una de las cuatro mujeres -Vivian (Jane Fonda), Diane (Diane Keaton), Sharon (Candice Bergen), Carol (Mary Steenburgen)- justo después de donde había finalizado el largometraje del 2018. Luego de la secuencia de condensación para ubicar al público, llegamos al presente del relato. Vivian se ha comprometido con Arthur (Don Johnson), Diane sigue en pareja con Mitchell (Andy García), Carol continúa casada con Bruce (Craig T. Nelson), quien se recupera de un infarto. Por otro lado, Sharon sigue experimentando la sexualidad en su soltería y acaba de jubilarse.

Mientras la primera entrega hacía referencia al primer libro de su club de lectura, la novela Fearof Flying (1973, Erica Jong) -la cual fue famosa por su controversial retrato sobre la sexualidad femenina, vital en el desarrollo de la segunda ola feminista-, esta secuela inicia con una cita al libro El Alquimista de Paulo Coelho, cuya relación intertextual continuará durante toda la película. Mientras cada una de ellas intenta adaptarse a los desafíos que les propone esta nueva etapa de su vida, en una de sus reuniones encuentran una libreta en la cual habían planeado, pero no concretado un viaje a Italia. En consecuencia, acorde con las ideas planteadas por Coelho en su libro, buscarán señales del destino para abolir las excusas y realizar el viaje pendiente porque “cuando quieres algo, todo el universo conspira para que realices tu deseo.”

A continuación, alternando la comedia de enredos (screwball comedy) con la comedia romántica, estas cuatro amigas que rondan los 70 años de edad, se aventurarán por distintas ciudades italianas, aceptando nuevos desafíos. Resulta pertinente destacar allí la sorpresiva participación de Giancarlo Giannini (a sus 80 años), la estrella del cine italiano e internacional. La película no es solo sobre las relaciones de pareja, sino principalmente sobre la amistad entre las protagonistas, que han alimentado ese vínculo durante 50 años. Al respecto, es muy acertado y genuino que, tanto en la película anterior como en la presente, se escenifique un momento clave, en que las cuatro amigas se sinceran entre sí y se “cantan” las verdades, ayudando a la anagnórisis (reconocimiento, revelación) que permitirá la resolución del conflicto que atraviesa cada una de ellas. En cuanto a las actuaciones, continúa vigente la buena química entre todas, logrando componer un vínculo creíble y empático.

Así como un buen vino mejora con los años, como les dicen a ellas unos jóvenes en el filme“cuánto más viejo es el viñedo, más dulce es la fruta”, y esto puede aplicarse tanto a cada una de ellas como mujer, como también a su añeja amistad. Por último, la “moraleja” principal que esboza el relato reside en que cada mujer es capaz de tomar el control de su propio destino y establecer sus propias reglas, porque “el próximo capítulo, siempre es el mejor(“The Next Chapteris Always the Best”).Todas se arriesgan con un gesto de valentía saliendo de sus zonas de confort, demostrando que nunca es tarde para ir en busca de la felicidad. 

En conclusión, Cuando ellas quieren más es una pieza entretenida pero no sorprendente, es meramente pasatista. En adición, la narración es menos efectiva o graciosa que su predecesora, a pesar de algunos momentos ocurrentes como la escena en el museo de Roma. Quizás esto se deba a que en esta secuela se sienten más impostados algunos diálogos, sin embargo, hay que destacar que Jane Fonda resulta ser la más carismática y convincente de todas ellas. Si bien no se suele considerar pertinente catalogar o encasillar a una película para un tipo de público determinado, lo cierto es que ambas entregas apelan a la identificación del público mujeril.

Artículos Relacionados

Crítica de la película «La cometa azul» (1993)

Admin

Crítica de “Beau tiene miedo”, Joaquin Phoenix y el origen del terror según Ari Aster

Admin

Crítica de Unos suegros de armas tomar (Netflix)

Admin
Cargando....